viernes, 22 de enero de 2010

Ángel Olgoso




Relatos breves del libro "La máquina de languidecer" de Ángel Olgoso, publicado por la editorial Páginas de Espuma




 PERSPECTIVA



     En la habitación del hospital el padre contempla, por primera vez y con infinita dulzura, a su hijo recién nacido. Es hermoso, de una inocencia irradiadora, rozagante. El padre nota cómo una corriente de júbilo asciende desde algún lugar de su interior y amenaza con desbordarse y reventar cada grieta hasta que levanta un poco los ojos y ve, bajo el techo, levitando pacientemente, con esos acerados destellos de sus filos, cientos de espadas de Damocles que cuelgan justo sobre el cuerpecito de su hijo. Vuelve la cabeza hacia su mujer y sabe al instante que ella lo sabe, pero ninguno dice nada.













                        EN  UNA  EXPOSICIÓN


      El desconocido, como los que saben que pronto volverán al cauce mudo de la soledad, no dejó de hablar durante toda la tarde. Coincidimos en la valoración de los dibujos de José Hernández expuestos en la galería, y ello estableció una proximidad de algún modo amistosa. Había algo gallináceo en su aspecto de empleado que agita nerviosamente el   portafolios con una mano y arruga El Eco del Comercio con la otra. Yo apenas abrí la boca mientras fluía el curso de sus reflexiones y me aleccionaba en voz baja sobre morbosas patologías artísticas, antiquísimas creencias o los estigmas físicos de los mitos. No le presté especial atención hasta que un comentario suyo me provocó escalofríos. Dijo que las manos de los demonios no tienen dorso, que son palmas por ambos lados. Miré con cautela alrededor. No había ya público y la noche crecía tras el cristal de la entrada. De pronto quise evitar aquella conversación, aquella compañía, aquella sala de arte. Me despedí verbalmente del desconocido, que pareció quedar un tanto contrariado, entre la sorpresa y la curiosidad, a la espera tal vez de un gesto menos seco, de que le tendiera una tarjeta o estrechara su mano. Me alejé con las mías en los bolsillos del pantalón, de donde en ningún momento las había sacado, y reparé en lo mucho que me sudaban las palmas. Las cuatro.






                                   LA  PESCA


     Cada vez que el artista -que ha renunciado a la luz del sol y malcome en su cuarto- acecha con renovada ilusión las ideas que se van formando bajo el cielo raso hasta gravitar como cautivadoras esferas evanescentes, hechas de pura limpidez, con algo de embrionario, de homúnculos que despiden su propia luz a medida que se vuelven tangibles y nítidos; cada vez que el artista se cerciora -por instinto- de su madurez, de su calidad perdurable; cada vez que levanta en el aire ese pequeño arpón que siempre le acompaña -semejante al bichero usado en las almadrabas para atrapar atunes- y, con brazo férreo, engarfia una a una las ligeras y resplandecientes ideas y las baja a tierra con gran cuidado; cada vez que el artista las deposita a sus pies y el sedoso contorno de aquellas esencias roza la nubecilla de polvo del suelo, tiznándolas invariablemente; cada vez que el artista las desprende con suma delicadeza y las toma al fin entre sus manos, no son ya sino algo sucio, marchito, mezquino.











                              CONJUGACIÓN

           Yo grité. Tú torturabas. El reía. Nosotros moriremos. Vosotros envejeceréis. Ellos olvidarán.



















                                   HISPANIA  I


     Salí  al pasillo y supliqué educadamente a mis vecinos que cesaran en su vocinglería. Como es natural, fui ofrecido a la ira de la familia: me tumbaron de espaldas sobre la mesa del salón, apaleándome con un vivo sentido del ritmo, extirparon mis ojos y mi lengua, me desollaron la piel a tiras, cortaron manos y pies y arrancaron brazos y piernas, desmembrándome por completo. Resultaba extremadamente curiosa su espontaneidad, casi rayana en el desapego, y se  veía a padres e hijos persuadidos  de la eficacia de su labor, en absoluto impelidos por animosidad alguna. Parecía bastante probable que, de un momento a otro, habría de prescindir de toda mi sangre, que borboteaba y manaba de forma espléndida y corría zumosa. Lamenté en verdad que se prodigara hasta empapar aquel tapete de ganchillo, poseedor, por lo demás, del intemporal encanto de la artesanía. Al final, quizá un tanto arbitrariamente desde mi parecer, me separaron la cabeza del tronco con un hacha de cocina, sin embargo en modo alguno trato de sugerir descortesía por su parte, puesto que ellos no hacían más que ceñirse a los usos del lugar. La mesa producía ya el efecto de una aguilera con despojos: mi vesícula colgaba de las flores de plástico del jarrón y mis ojos, depositados en el cenicero de cerámica, aún describían una trayectoria semicircular. Pero al menos me extinguí con la convicción de haber defendido sustanciosamente mi derecho a la tranquilidad.





                                   TESOROS


     Hoy, como otras veces, salvé las siete esclusas de seguridad, evité  los guardianes y las alarmas y descendí hasta el tercer nivel del subsuelo con mi saco vacío a la espalda. Ahí estaba el tesoro de Troya (copas de oro, collares y diademas engarzadas, hachas-martillo, máscaras de plata y lapislázuli), la Quimera etrusca de Arezzo, la cabeza de alabastro traslúcido de la reina de Saba, el tesoro de Atila y el de Jabhur Jan, las dos puertas de Ubar engalanadas cuatro mil años antes con las más preciadas joyas y metales, ahí estaban reunidas, en largas y ordenadas hileras, todas las grandes maravillas de la antigüedad: fruslerías. Pasé de largo. Me adentré en la sala que reproducía, invertida, una cúpula gigantesca. A la luz de los hachones, mientras me punzaba una extraña mezcla de miedo y alegría, contemplé de nuevo el más espléndido de los tesoros, vedado al común de los mortales. Cualquiera podría matar o morir por esa visión gloriosa, por esa plétora, por esa infinita cornucopia oculta en el silencio de las profundidades. Amontonadas escrupulosamente como lingotes idénticos, me esperaban, llenas de promesas, incólumes, las Horas Perdidas. Abrí la boca del saco.


                              EMPIRISMO


     Cuando cierro los ojos, el mundo desaparece. Cuando los abro, el mundo corre a recomponerse casi instantáneamente. A veces, durante el período infinitesimal de esa transición -no es más que una fugaz percepción-, creo sorprenderlo ultimando su tarea, los contornos de las cosas difuminados, ciertos crujidos, algún chispazo a destiempo, un acomodarse de las distancias, la luz del día que aún no posee su sabor pleno, mis hijos demorándose apenas una milésima en desplegar sus formas habituales, el pelaje del gato parece desdibujado y sus bigotes no existen todavía, descuidos, hilachas de un tapiz evasivo, disgregador, hasta que todo irrumpe de nuevo y se reintegra velozmente al orden, hasta que todo recobra su textura, su volumen y su nombre y este mundo plegadizo vuelve, una vez más, a ser perpetuamente engendrado e inhumado.

                                
 











                  LA  MELANCOLÍA  DE  LOS  GIGANTES


      Sin compasión, hunde la hoja de su arma en el centro de mi cuerpo indefenso. No hubo provocación alguna por mi parte. Una ira ciega alienta cada tajo, cada incisión arbitraria y salvaje de la carne. Los míos dijeron que no opusiera resistencia, que ello involucraría a los demás en nuevos peligros. El, mientras tanto, profundiza la herida. Qué puedo hacer yo ante quien contraría de ese modo la ley natural sino sentir una vaga tristeza y esperar aquí, bajo el camino de estrellas, la bárbara amputación final, el momento en que me desplome sin más quejidos que los de mis frondosas ramas al golpear agonizando contra el suelo.














                                   ULISES


     Yo, el paciente y sagaz Ulises, famoso por su lanza, urdidor de engaños, nunca abandoné Troya. Por nada del mundo hubiese regresado a Ítaca. Mis hombres hicieron causa común y ayudamos a reconstruir las anchas calles y las dobles murallas  hasta que aquella ciudad arrasada, nuevamente populosa y próspera, volvió a dominar la entrada del Helesponto. Y en las largas noches imaginábamos viajes en una cóncava nave, hazañas, peligros, naufragios, seres fabulosos, pruebas de lealtad, sangrientas venganzas que la Aurora de rosáceos dedos dispersaba después. Cuando el bardo ciego de Quíos, un tal Homero, cantó aquellas aventuras con el énfasis adecuado, en hexámetros dáctilos, persuadió al mundo de la supuesta veracidad de nuestros cuentos. Su versión, por así decirlo, es hoy sobradamente conocida. Pero las cosas no sucedieron de tal modo. Remiso a volver junto a mi familia, sin nostalgia alguna tras tantos años de asedio, me entregué a las dulzuras de las troyanas de níveos brazos, ustedes entienden, y mi descendencia actual supera a la del rey Príamo. Con seguridad tildarán mi proceder de cobarde, deshonesto e inhumano: no conocen a Penélope.








                                   JUICIO


     Aquel ciudadano no ha acusado de brujería a la mujer ante el Tribunal que habrá de torturarla porque creyera que negociaba carnalmente con Belcebú la ruina de su familia, ni porque la haya visto danzar hasta el amanecer en torno al Macho Cabrío, o amasar ungüentos con belladona y hojas de álamo y grasa de niño, o beber la leche de los jarros que reposan en los alféizares de las ventanas, ni siquiera para vengarse y que sus bienes sean confiscados, sino porque cuando los inquisidores busquen en su cuerpo la señal del Diablo (una heridita impía, un pliegue satánico, una pequeña pero obscena mancha, un lunar sacrílego) él podrá al fin contemplar desnuda a su vecina.














                             IL  GIARDINO  SEGRETO


     Bajo la breve tarde de invierno todo mueve al silencio en el patio del convento de clausura. Arriates entre blancos muros, el verdor del huerto y, al fondo, la antigua cripta rodeada de plantas medicinales. Huele a incienso olíbano y ciprés. Dos gatos se pasean despreocupadamente sobre las enormes losas pulidas. En esto, las monjas salen de sus celdas, van desnudas a excepción de la toca que cubre sus cabezas, y en un rincón del patio, cerca de la galería porticada, atrapan a los gatos, que maúllan y chillan enloquecidos durante un corto tiempo. Como ménades de un rito siniestro, degradado, los desentrañan y comienzan a devorarlos. Oscurece. Los lienzos blancos de sus tocas y de sus carnes refulgen con la luna. La glicinia trepa por el muro.














                                   EL  MISÁNTROPO


     Don Celso Filgueira convocaba la antipatía de todos los vecinos del concello de Ribadeo. Confundían su pereza verbal con arrogancia y la justa cordialidad con desprecio. Recelaban de su negativa a copas y cafés y de su timidez bronca que no se paraba en hipocresías. El malentendido es la ley de gravitación de los solitarios. Cuando don Celso murió, todos consideraron para sí a aquel sujeto insociable una especie de lobezno muerto y bien muerto, pero don Celso Filgueira fue enterrado inadvertidamente con vida. Él, que anticipó esta contingencia (la soledad regala a manos llenas tiempo y temas), hizo instalar en su féretro un sistema patentado por el ingeniero Avendaño, de Monforte. Así pues, al despertar, oprimió en seguida el interruptor que levantó en la superficie un disco portador del número de enterramiento, encendió la lámpara de señalización y conectó la sirena de alarma. Era la mañana después de san Wenceslao, llovía y el soplo del orvallo apenas dejaba escuchar la llamada de auxilio. Mientras don Celso se removía como loco en la oscuridad, devorado ya por los gusanos del miedo, los vecinos iban acudiendo al camposanto atraídos por aquellos extraños e incansables bocinazos. Bastó que supieran de qué tumba provenían para que  se dieran media vuelta. Y subiéndose unos las solapas y sacudiéndose otros las pellas de barro en los retamales, todos se alejaron, se alejaron.





                             LA  DERROTA


     Para qué huir de ella. No puedes guardarte ni escapar. Antepone tu persecución a toda otra idea. Más pronto o más tarde, a la menor oportunidad, te atrapará. Con paso poderoso, como una sombra leonada, buscará hasta encontrarte. De nada te sirven la Capa de Invisibilidad y su caperuza cubierta de rocío, las Botas de Siete Leguas con las que corres treinta y dos veces más rápido que el más veloz de los hombres, la Hierba de Glauco que hace saltar las cerraduras de todas las puertas, el Tapete de Rolando que te permite convocar cualquier alimento que desees, la Flor Mágica capaz de colorear y perfumar cada una de tus desdichas. De nada te servirán cuando ella -ávida, arrogante, burlona- cierre los caminos y te cerque con infalible celeridad. Puede que llegue sin aliento -es vieja y seca-, que su jadeo delate lo agotador de la incesante tarea que la ocupa desde siempre, pero no puedes albergar dudas sobre el desenlace.

 (c) Àngel Olgoso
       España



imagen: Di Cavalcanti, Cena da Rua, (de la muestra Papeles latinoamericanos en el Malba)

imagen: portada del libro "La máquina de languidecer" de Ángel Olgoso (editorial Páginas de Espuma)

Aldo Novelli


 Reyes magos





Cortamos un manojo de pasto verde
llenamos una lata con agua
y colocamos todo cerca de la puerta
después nos sentamos a escribir la carta:
- ¿qué le vas a pedir a los reyes?-
- justicia papá - me dijo
- no, pero eso es muy difícil -
- cómo, ¿no son magos? -
- sí, pero... -
- no me dijiste que pasan por el ojo de la cerradura
porque es más fácil eso a que un rico entre al reino de los cielos -
- tenés razón Manu, le pediremos justicia -
y cerré la carta con un "que así sea".

A la mañana siguiente
el padre de Carlitos
consiguió trabajo en la fábrica de papel.-

NOTA: hace poco me enteré que mi hijo menor, sabía la “verdad” sobre los Reyes Magos hacía mucho tiempo, cuando le pregunté porqué no me lo había dicho, me dijo: “no quería romper tu ilusión”.


(c) Aldo Novelli

Neuquén
Argentina

imagen: Barradas, Calle vibracionista, (de la muestra Papeles latinoamericanos en el Malba)

martes, 12 de enero de 2010

Iván Medina Castro




El coco
 
Entré entusiasmado para gozar de mi primer espectáculo circense como todos aquellos chavalos sonrientes y bulliciosos. Fascinado ante aquella novedad de exquisita luz, tenue y multicolor, entre animales salvajes y valientes trapecistas dando maromas mortales por los aires al verse seducidos ante la comparsa de aplausos infinitos. Impetuoso. Mis ojos especulativos se clavaron en el payaso cuando el telón principal se corrió tan despacio como sólo él sabe hacerlo. Quedé estupefacto, sin aliento, con el semblante completamente pálido, mis padres preocupados trataron de darme ánimo explicándome las funciones graciosas e inofensivas de aquel artista de la carpa. No quería escuchar o quizá simplemente no escuchaba. Al incrementarse mi conmoción, tras sentir próxima la presencia de ese bufón con risa mezquina, comencé a tiritar hasta quebrar la frágil vara del algodón de azúcar color rosa, sostenida con firmeza por mi mano izquierda, al saber mis dedos libres, ceñí con fuerza la suave muñeca de mamá y me desvanecí sobre la butaca por completo. Ya en casa, sin resistencia física, volví a aquel cuarto tapizado con cientos de rostros maléficos de arlequines desquiciados, a la sala oscura de mis pesadillas pueriles, a la habitación donde cada noche de función se me hacía sentir morir con el preámbulo del tétrico rechinar de las bisagras del closet; un crujir cambiante toda vez que las pequeñas puertas de color opacas ceden hasta encontrarse abiertas, y el guiñol, salido de la penumbra avanza con una delicada morbosidad hacia la intimidad de mi pequeña cama infantil, grávida de suplicios, como otras tantas veces lo había hecho.

(c) Iván Medina Castro


México

imagen: Thibon de Libian, Escena de circo, óleo

lunes, 4 de enero de 2010

Gustavo Appignanesi




 
El Acompañante 
Para Cintia, Fran, Tommy y Manu.
                                                                                                            Gracias por Acompañarme.



Intensos relámpagos iluminaban el perfilado contorno del pequeño avión motoplaneador mientras surcaba, cual rabiosa saeta, el tormentoso firmamento nocturno. En ese instante el piloto apagó el motor, el cual se retrajo e introdujo en el fuselaje. Así, el delgado pájaro blanco de alas interminables se convirtió en un ingrávido planeador apto para deslizarse sin ruido ni esfuerzo y capaz, por tanto, de proveer a su piloto una sensación de paz inenarrable. Pero hoy era justamente lo contrario a la placidez lo que caracterizaba al momento que vivía la pequeña aeronave, sometida a tan intensa furia elemental. Sin embargo, el hombre no sentía miedo alguno pues su tempestad interna, espiritual, era quizá superior a la de la naturaleza. Y si bien casi nunca volaba de noche ni lo hacía bajo condiciones meteorológicas adversas, esta noche había decidido despegar su sofisticado y pequeño avión en plena tormenta (bajo condiciones que, más que desaconsejables, eran prácticamente suicidas), con cabal conciencia del riesgo que ello entrañaba. Pero no sabía muy bien por qué volaba: dolor, enojo, un rapto de locura, una búsqueda de respuestas, un mero impulso suicida o una mezcla de todo ello.
Hacía tiempo que los deportes extremos constituían una de las pocas actividades que parecían dar placer y color a la vida de este ejecutivo, gerente principal de la casa central de una importante empresa multinacional, un hombre poderoso, inteligente y refinado que llevaba una vida materialista y gris en lo humano. Pero esta vez no lo había sentado a la cabina de su aeronave una búsqueda de adrenalina, placer y belleza, sino el furibundo impulso que experimentó luego de que la voz en el teléfono le informara la devastadora noticia de que su mejor amigo, que también era su empleado en la empresa, se había arrojado al vacío desde el edificio de ésta. La estadística, tantas veces frío refugio de impunidad, declaraba que la tasa de suicidios entre los empleados de las sucursales de los distintos puntos del globo había aumentado sensiblemente ante los despidos y reubicaciones de personal debidos a la crisis financiera global. Pero esta vez, ello no importaba. ¿Qué importaba hoy que él en un principio se hubiera opuesto fuertemente a darle la orden de traslado al extranjero si al final había terminado cediendo ante el mandato recibido por el Directorio de “él o tú”? ¿Qué importaba que jamás hubiera imaginado que su decisión promovería un desenlace tan terrible para su amigo?
Por largos instantes el planeador debió sortear el frente de tormenta bajo considerable turbulencia y baja visibilidad, por lo cual el piloto no se percató  del hecho de que se estaba aproximando peligrosamente a una formación nubosa muy peculiar que se extendía poca distancia más adelante. Densas nubes de enorme desarrollo vertical (elevándose por algunos kilómetros) se le aparecieron entonces repentinamente. Sabedor del enorme peligro de enfrentarlas, el piloto intentó evadirlas, pero el ancho de la formación nubosa y su proximidad hicieron estéril su maniobra. De tal modo, conciente de lo que le esperaba de acuerdo a relatos y fábulas comunes entre los pilotos, el hombre se dispuso a ser devorado por las enormes fauces de ese titánico monstruo natural. Y ahora sí, por un instante, sintió miedo. Pero ¿qué valor tenía su vida ahora? Preso del dolor, quería morir. O más bien, deseaba no haber nacido (sentía que el mundo hubiera sido un lugar mejor sin su presencia). -¿Cuál es el sentido de la vida? ¿Por qué vivir sin un sentido, sin un motor verdadero, lastimándose vanamente como un planeador en la tormenta? -gritaba febrilmente mientras se adentraba en la voraz espesura. Pues su vuelo había sido también un modo de preguntar. Y, si había alguien en las alturas, esperaba su respuesta. Mientras tanto, la aeronave, que viraba y saltaba enloquecida, era ya completamente inmanejable aún con el motor encendido. Entonces, tremendas fuerzas arrancaron sus alas como si se tratara de un frágil insecto. Luego de ser llevado caprichosamente en las más disímiles direcciones y habiéndose adentrado al corazón del monstruo meteorológico, el maltrecho aparato se vio preso de una tremenda corriente ascendente. Así, y tal como esperaba que sucediera dentro de un cúmulo nimbus, la corriente lo elevó vertiginosamente por kilómetros hasta una enorme altitud, no sin pasar primero por zonas de lluvia y de granizo. Y ya estaba a punto de perder el conocimiento a causa del frío extremo y la escasez de oxigeno cuando la brutal corriente terminó por sacarlo abruptamente del cúmulo con lo que quedaba de su destrozado avión. Inmediatamente fuera del infierno y en la efímera pero aparentemente eterna quietud del punto de máximo ascenso de su involuntaria trayectoria, justo antes de la inexorable caída, los ojos entreabiertos del hombre se enfrentaron de golpe con una visión de suprema belleza: la del sublime firmamento nocturno, límpido y salpicado de estrellas de plata. Ante tal paz celestial, su mente pareció clarificarse y lo retrotrajo a los tan olvidados días de su niñez, cuando contemplaba las estrellas extasiado, maravillado. Cuando en una profunda humildad ante la inconmensurabilidad del cosmos, era imposible quitar sus ojos de dicha visión y resistirse a la cautivante sensación de amor que lo embargaba. -¡Qué lejos estoy de ese niño que alguna vez fui, de ese niño tan maravilloso que amaba al mundo a cada paso! ¿Cómo pude olvidarme de él? ¡Qué distinto hubiera sido todo si no lo hubiera hecho! -pensó con enorme intensidad y lágrimas en los ojos, para agregar, paladeando el escaso aire que encontraba mientras, a la espera de la muerte, sus ojos se cerraban por el desvanecimiento:-  ¡Con toda mi alma desearía no haberlo perdido por el camino!
Recobrando la conciencia, los ojos del ejecutivo se abrieron ahora pausadamente para, con calmo asombro, descubrir que yacía sobre un verde, pacífico y solitario prado. Sólo había una persona, quien estaba a su lado: un hombre mayor vestido simplemente con una larga túnica blanca, que lo observaba. El hombre tenía una apariencia bastante común, pero había algo extraño en él. Imperceptiblemente a la vista, pero de un modo contundente al alma, su figura irradiaba paz y belleza. Había cierto dejo de perfección en sus gestos, en sus movimientos, sutilmente intuido, que le confería un evidente matiz sobrenatural, celestial.
-¿Dónde estoy? ¿He muerto? ¿Es esto el Cielo? Pues si es así, no creo merecerlo -inquirió  el ejecutivo.
-Demasiadas preguntas. Y a las que no estoy autorizado a responder completamente por ahora -contestó el otro-. Fue tu último deseo antes de morir, ese deseo de tamaña intensidad, el que me trajo a tu lado -agregó.
-Pero, ¿quién, o qué, eres tu? -volvió a inquirir el atónito ejecutivo.
-Otra pregunta que no me es dable contestar en su totalidad. Aquí, como siempre en realidad, eres tú mismo quien debe encontrar las respuestas -respondió el otro sonriendo, para agregar:- Digamos que como tu, a quien le gustan los deportes extremos, yo también soy un practicante de una actividad extrema, la más extrema de todas: Contemplar. Practico el arte de ver.
El ejecutivo no pudo disimular cierta leve carcajada: -¿El “arte de ver“? Nunca lo encontré listado entre los deportes extremos. Convengamos que no parece tan arriesgado que digamos. Pero explícame por favor algo más, es obvio que tú no eres como yo.
-Estas muy equivocado. Pero mira, en realidad, no hay mucha diferencia entre nosotros a nivel espiritual, en nuestra mentalidad -le contestó el otro también esbozando una sonrisa-. Es sólo que yo vivo consciente a cada instante de la belleza del mundo, de su cualidad suprema: su inconmensurabilidad. De hecho, casi todos en ciertos instantes se parecen a mi. Casi todos alcanzan a rozar con más o menos frecuencia, más o menos profundamente, la noción de la inconmensurabilidad. Incluso hay muchos santos y sabios sobre la tierra que comparten mucho conmigo. La diferencia es que yo vivo continuamente en dicha consciencia, la cual permite realmente “ver”.
-Bueno, pero ¿qué  pasará conmigo ahora? -preguntó el ejecutivo.
-Tú ya no perteneces a tu antigua vida, a tu antiguo mundo. No puedo darte muchos datos, sólo que si lo decides, puedes cumplir mi misma misión. Tampoco puedo decirte mucho acerca de la misma, sólo que es quizá la más bella tarea, una tarea de enorme importancia para otros, pero difícil y sacrificada. Yo te acompañaría en tal caso para ayudarte a convertirte en digno de tan bella empresa y para que finalmente pudieras llevarla a cabo.
El ejecutivo asintió  inmediatamente, sin siquiera preguntar por las alternativas. En particular, le atrajo la posibilidad de ayudar a otros; ya había sido demasiado tiempo de egoísmo en su vida.
-Pero, no me has dicho aún quién eres. Dime al menos como dirigirme a ti -inquirió  el ejecutivo.
-Bien, ya que voy a ir contigo, puedes llamarme “Acompañante” -replicó el otro para agregar:- Bueno, ahora comenzaremos entonces con lo que llamo “visitas”: Observaremos, presentes en el lugar como seres inmateriales, algunos momentos ligados a tu materialmente exitosa vida actual y pasada. Su función es que medites acerca del camino tomado en tu vida terrenal para poder redimirte y renovar tu alma. Pero luego de cada una de esas “visitas”, deberás volver al prado para pasar algunos segundos, minutos, horas o días (ello depende de ti) contemplando aquél pequeño trébol que está a tu izquierda. Ya te he dicho que la actividad extrema que practico es la de contemplar. Y contemplar ese trébol será, en rigor, tu actividad fundamental por ahora. Ella te dirá si estás preparado, pues no alcanza sólo con las visitas. Solamente gastando, aniquilando tus pupilas en verdes folíolos sabrás si logras ser apto. Es más, ni bien logres percibir la suprema inconmensurabilidad de ese trébol, las visitas ya no serán necesarias.
Así, en primer término, juntos volvieron a la tierra para observar una escena de la niñez del ejecutivo, uno de aquellos gloriosos instantes cuando éste contemplaba extasiado el “inconmensurable” firmamento nocturno (de hecho, la primera vez que él había tropezado concientemente con tal inefable adjetivo o cualidad). Ante la inmensa ternura del niño que alguna vez fue, el ejecutivo sintió ahora una inenarrable sensación de amor por él y una nostalgia dulce y dolorosa. El niño pasado fue entonces para él un ser de inconmensurable belleza, un ser que despertaba en su alma lo mejor de sí. –Ya debemos regresar –le dijo el Acompañante, para instantáneamente reaparecer en el verde prado. La sensación con el niño fue tan bella y movilizadora que el hombre hubiera querido retenerla, infructuosamente como se retiene el agua entre los dedos. En cambio, la vuelta al prado con el trébol no fue muy productiva. El hombre se cansó de mirar un yuyo cuya presencia casi llegó a aborrecer. -Menos mal que soy inmaterial. Si no, ya me dolerían las posaderas. Me van salir callos allí -bromeó el hombre.
Otro día visitaron al gerente de una empresa que era competidora de la suya, un acérrimo rival al cual había odiado siempre. -Ese hombre es como yo, vacío, materialista. Yo he sido testigo de sus oscuros manejos que han perjudicado a tanta gente -dijo el ejecutivo. Su Acompañante, sin embargo, le hizo un ademán para que se calle y observe. El hombre observado estaba dentro de su casa, jugando alegremente con sus pequeños hijos. -Ese hombre es relativamente tan imperfecto y a su vez relativamente tan sublime como todos. Deberás ser capaz de amarlo para poder tomar tu nueva misión -le dijo el Acompañante. Realmente, la escena del hombre con sus hijos era entrañable. Y jamás lo había imaginado en tal situación, menos aún en aquellas épocas  cuando debía proyectar estrategias para destruirlo profesionalmente. -Aún así, aunque me haya conmovido su juego con sus hijos, creo que me costará ser capaz de amarlo –prensó, para regresar nuevamente al prado, donde fatigó una vez más sus ojos en verdes texturas, estérilmente.
En otra ocasión observaron como un proyecto de su empresa había desplazado de sus tierras a una comunidad indígena (quienes, aún en su pobreza, el ejecutivo pudo comprobar que viven más felices que lo que había vivido él, en pleno contacto con la naturaleza y con la espiritualidad). En similar tono, el Acompañante decidió dejar rápidamente a los indígenas para observar a un ignoto obrero de una manufacturera que era parte de las actividades de la empresa multinacional del ejecutivo en un lugar marginal del mundo. Como ellos estaban completamente ajenos a las leyes físicas, el Acompañante le dijo al ejecutivo que esta vez compactarían un tiempo de cinco años de trabajo del obrero en unos instantes. A su vez, por medio de un proceso llamado “cohabitación” (por más que inmateriales, ello podían sentir con el cuerpo del otro, en este caso, con el del obrero) el ejecutivo experimentaría en sí las emociones, el dolor y el cansancio físico del hombre. Así, mientras recorrían rápidamente el lustro de trabajo del obrero, los años de sudor, de tedio, de humillación, de falta de perspectivas, le dolieron al ejecutivo como en carne propia. Sin embargo, más le dolió aún la frase del Acompañante: -Pensar que todo esto no es sino un equivalente económico del reloj que llevas en tu muñeca. ¡Cuántos mueren cada día por no poseer unas pocas de las monedas que otros malgastan o acumulan por montañas! Finalmente, como siempre, la vuelta al trébol, ineludible; e infructuosa.
La última de las visitas se realizó a una habitación en la cual se encontraban un hombre y una mujer. Era el joven ejecutivo con su entonces novia y luego esposa, aquella mujer con la cual se casaría y a la cual abandonaría más tarde por una vida llena de encuentros más o menos fugaces con hermosas jóvenes del momento. -Sabes, no pudimos tener hijos mientras estuvimos juntos, pero siempre supe que no debí dejarla, que ella era la mujer de mis sueños -dijo el hombre-. A ella sí la amé, a diferencia de las otras. El instante que estaban presenciando era su primer encuentro íntimo. Cobijada en su antiguos jóvenes brazos, el ejecutivo entonces vio a quien fuera su mujer, tan bella, tan tierna, tan dulce que, conmovido, sintió un impulso a amarla de nuevo. Miró a los ojos a su Acompañante y, sin necesidad de intercambiar palabras, el otro asintió. Así, cohabitando su antiguo cuerpo con aquél que él había sido, el hombre redescubrió la profunda belleza del amor de pareja. Toda la experiencia fue de una gran profundidad, tanto que, al aproximarse al momento supremo de ascenso al punto cúlmine de fusión, lo embargó una profunda sensación de amor, sintió a su mujer de un modo como nunca lo había hecho antes, reconoció su inconmensurable belleza esencial. -Nunca había sentido así a mi esposa -le confesó a su Acompañante-. ¡La sentí con tanta profundidad! ¡Y la noté tan bella, tan espléndida, tan celestial! Y sin poder dejar de temblar, se preguntó en voz alta: -¿Cómo pude abandonarla? ¿Cómo pude abandonar tantas cosas maravillosas en mi vida: al niño que fui, a mi amor, a mis principios, a mi sentido de justicia, a mi solidaridad, a mi espíritu..?
De vuelta al prado celestial luego del encuentro con la mujer, el Acompañante le dio una cariñosa palmada en la espalda al hombre y le dijo:
-Veo que las “visitas” han sido efectivas. Te has redimido. Si hoy volvieras a la vida terrenal (lo cual de todos modos te aclaro que no es posible por si haz sentido demasiada nostalgia)  estoy seguro de que lo harías como un hombre bueno, un hombre justo y generoso. Además, mucho me alegra que en ciertas ocasiones, como frente a tu niño o a tu mujer, hayas sido capaz de mirar trascendentemente, de vislumbrar, de saborear la inconmensurabilidad.
-Entonces, ¿ya estoy listo? -preguntó el otro.
-No. No alcanza con ser un hombre bueno que cada tanto es capaz de “ver“. Te falta lo principal. Debes volverte realmente sabio. Pero tú no has avanzado con el trébol. Si lo hubieras hecho, logrando una profunda consciencia de la inconmensurabilidad, entonces ser bueno, justo y generoso hubiera venido por añadidura, sin necesidad de las visitas -sentenció el Acompañante.
-Tienes razón, lamentablemente no he podido progresar con el trébol por más que haya puesto en ello tanto ahínco que hoy pueda ser capaz de dibujarte cada uno de los detalles de su tallo y de sus hojas con infinita precisión. Me he esforzado mucho en contemplarlo pero es inútil, no sé qué es lo que debo ver -contestó el hombre.
-La clave es simple: Sólo debes contemplarlo de la manera más abierta, plena y profunda. No puedo decirte qué ver. Y, aunque lo hiciera, no serviría de nada. Se trata de algo intransferible. Por lo tanto, creo que mi tarea está cumplida. El resto depende de ti. Realmente me alegraría mucho que encontraras y eligieras la misión que te mencioné. Pero por supuesto que también puedes renunciar a ella. No hay ningún problema en hacerlo. Como siempre, los caminos son múltiples y todos pueden ser bellos y equivalentes. En cualquier caso, por favor recuerda que yo confío plenamente en ti.
El Acompañante entonces desapareció y el ejecutivo se quedó sólo en el prado junto al trébol. Y siguió contemplándolo, pues no estaba dispuesto a renunciar, quizá más que por él mismo, por la confianza que en él había depositado el Acompañante. Así, volvió a pasar un largo tiempo, cuya extensión no pudo precisar (¿habrán sido varios días?), vanamente obstinado en la singular tarea. Pero no había caso, el trébol sólo lograba fastidiarlo. Sin embargo, el apasionado afán del hombre a pesar de la esterilidad de su tremendo esfuerzo, conmovió al Acompañante, quien volvió entonces a aparecer junto a él.
-Me alegra mucho que perseveraras –le dijo-. Bien podrías haberte dado por vencido de inmediato, pero no lo hiciste. Creo que el problema está en “querer ver”. Sólo debes mirar, en la mayor libertad, sin buscar, permitiendo. No esperes que ocurra nada mágico, simplemente observa.
-Lamento mucho defraudarte, pero siento que yo sólo no puedo. Quizá yo no sea adecuado para cumplir tu misión. Por ti seguiré perseverando. Pero, por favor, quédate conmigo una vez mas mientras lo intento, aunque creo, en realidad, que para lograrlo debería tener tu mente, tu espíritu.
-Si es así, eso no es problema - respondió el Acompañante-. Puedes cohabitar mi mente por unos instantes, si lo deseas. Mi mente estará completamente en blanco pero permitirá potenciar a la tuya. Entonces, el Acompañante se sentó al lado del hombre, tomando con su mano izquierda la diestra del otro. Al principio, el otro no notó ningún cambio. Pero ahora, por más que por largos ratos el trébol siguió empecinado en no dejar de ser un vulgar yuyo, tenía la esperanza de que, con la ayuda, finalmente lo lograría. Así, descansando su confianza en su Acompañante, se olvidó de que debía buscar que aconteciera algo especial y se relajó, se dejó llevar por el momento, le permitió al trébol ser simplemente un trébol y se permitió a si mismo sentirlo como tal, aislándose del mundo, como si el yuyo fuera lo único que existía. Y finalmente, luego de un tiempo indeterminadamente extenso, ya al borde del completo agotamiento, sucedió. El trébol le devolvió a la mirada del hombre una maravillosa visión. No podía decir que era distinto al yuyo visto tantas veces antes. Pero intuyó una belleza inenarrable en él. Sintió que el trébol irradiaba belleza, paz. Y, con ello, sintió como que el tiempo y el espacio se dilataron, adquiriendo una tremenda densidad, convirtiéndose en “Aquí y Ahora”, el Todo fundiéndose con la parte. Como que el tiempo se detenía en el Presente (que por primera vez dejaba de ser fugaz para ser eterno) y donde esa quietud no era inactividad, sino el más completo fluir. Pues el hombre sintió latir al Universo en el diminuto trébol. Y así, lo embargó una profunda sensación de amor por ese otrora vulgar e insignificante yuyo, una sensación como nunca antes experimentara. Hermanándose con él y con el fundamento común de todo cuanto existe. 
En ese instante, el Acompañante lo abrazó emocionado.
-Yo siempre confié  en ti -le dijo con calma alegría. Has logrado “ver”. No era cuestión del trébol. Pude haberte pedido que observaras cualquier otra cosa. Pues el “qué” es irrelevante ante el “cómo“. Todo en el mundo, cada cosa, está imbuido de una suprema cualidad: es inconmensurable. Y si el mundo posee tal belleza, ¿cómo no mirarlo entonces en la mayor humildad, disponiéndonos a que nos enriquezca?, ¿cómo no hacerlo en la mayor libertad para darle el espacio que requiere para expresarse?, ¿cómo no hacerlo con la mayor sensibilidad para beber de él tanto como podamos? En fin, ante un mundo inconmensurable, ¿cómo no amarlo? Pues la condición de amante (la culminación del arte de ver, la forma trascendente de mirar) es el único modo de relación posible ante dicha consciencia, y nace simplemente, sin esfuerzo, naturalmente. Ante la consciencia de la inconmensurabilidad del mundo, es imposible no revolucionarse, uno no puede dejar de sentirse parte de todo. Pero sentirlo profundamente, no sólo concebirlo como una mera construcción racional, sino vivirlo. Fíjate qué sucedería con un mundo en que todos vivieran así. Que sintieran de tal modo a cada cosa, a la naturalaza, a cada persona, en fin, al prójimo. Pues el sustantivo “prójimo” no es casual y, en realidad, más que un sustantivo es un adjetivo. Prójimo, próximo, pretende indicar que es completamente cercano. Y no hay nada más cercano que lo que nos es propio. Sentir al prójimo implica pues, reconocerlo como parte propia, sentirnos parte de él. En fin, reconocer y amar a nuestro fundamento común.
-¡Me alegra tanto lo que dices! Pero no me siento preparado aún para la misión. Te recuerdo que no lo hubiera logrado sin cohabitar tu mente.
-No te confundas conmigo -le espetó entonces el Acompañante sin disimular una sonrisa-. Por más que me idealices, nada me impide la picardía. Yo siempre mantuve mi mente completamente suspendida. La cohabitación fue un mero placebo espiritual.
-Entonces, ¿quiere decir que estoy listo?
-En cierto modo. Ya estas apto. Para estar completamente listo debes descubrir tú mismo la misión, yo no puedo decírtelo. Debes aceptarla por ti mismo, voluntariamente, debe salir de ti. Para ello, seguirás caminando un tiempo por el mundo.
Entonces el hombre continuó  deambulando por el mundo inmaterialmente, pero ahora viviendo su inconmensurabilidad a cada paso, bebiéndose su belleza de a sorbos, emborrachándose de esplendor. Aún no había descubierto su misión pero ello no lo afligía, más bien agradecía su nueva condición. Hasta que un día, recostado todo a lo largo en el suelo en un parque público, con la increíble bóveda celeste inundando sus ojos, sucedió un acontecimiento singular. El hombre estaba contemplando la belleza de las nubes en su danza casi imperceptible, esas nubes que recordaba haber acariciado con gusto en sus épocas de aviador cuando, con una gracia semejante a la de su planeador, un diente de león (también denominado “panadero”) apareció flotando plácidamente sobre su rostro, derrochando suavidad. La semilla alada, cual plumón de purísimo blanco, dibujaba gráciles curvas como si su movimiento intentara rivalizar con la perfección de su silueta recortada contra la bellísima luz anaranjada del tibio sol vespertino. Iba y venía sin rumbo, sin apuro, cual sublime metáfora de paz. La gente pasaba a su lado, apurada, ignorándola, sólo imprimiéndole turbulentos impulsos por el aire que desplazaban sus cuerpos, pero sin dedicarle la más mínima mirada. Entonces, la alada pluma vegetal volvió a pasar un par de metros justo por encima del recostado observador, moviéndose hacia atrás del mismo. Las pupilas del hombre comenzaron a ascender lentamente en sus ojos para que su mirada pudiera seguir la trayectoria del algodonoso bailarín. Y de imprevisto, su mirada se estrelló contra unos ojos límpidos, tiernos, ávidos, unos ojos que, extasiados también, hacía un instante que estaban atados a los caprichos del diminuto diente de león. Eran los ojos de un niño, para quien también esa alada semilla parecía constituir el universo pleno. Los ojos del hombre se llenaron entonces de lágrimas al reconocer en esos ojos a los suyos y a los del Acompañante. Sólo los niños tienen ojos así -pensó el hombre-. Casi todo el mundo alguna vez ha arrancado un yuyito de diente de león para soplarlo y esparcir por el aire cientos de diminutas semillas plumosas y voladoras o ha observado esa tan común y trillada imagen (por lo general, llevada a cabo por un niño). Pero los niños lo observan, lo sienten, de un modo completamente distinto al de los adultos (aunque no todo el mundo se de cuenta de esa diferencia en el modo de mirar). Los niños son capaces de maravillarse con aquello que la mayoría juzgaría como trivial, dado que a nada subestiman, conscientes de que la inconmensurabilidad mora hasta en el, a priori, más humilde rincón del mundo. Pues los niños miran de modo pleno, total, con una entrega conmovedora. Los niños no sólo miran, ellos “ven”, comulgan con la inconmensurabilidad. Los hombres debieran aprender de los niños cómo mirar, cada día, a cada paso –pensó asimismo. Y observando al niño del parque que seguía absorto ante la maravilla alada, el hombre concluyó su intenso pensamiento:- ¡Cuánto daría, pequeño, porque nunca dejaras de mirar así! Fue entonces, que el Acompañante apareció nuevamente junto a su lado.
-¡Felicitaciones! Cuánto me alegra que hayas encontrado tu destino -le dijo éste-. Esta era la bella misión de que te hablé, la misma misión que yo he cumplido por tanto tiempo.
-Pero..., no comprendo ¿Qué es lo que debo hacer, entonces?
-La gente no nos conoce. Sólo algunos han vislumbrado nuestra presencia y nos han llamado con nombres como el de “Acompañantes”, o “Ángeles de la Guarda”. Pero eso es sólo una caricatura, pues ignoran nuestra principal función. Nuestra tarea, que ya te dije que es tan hermosa e importante, consiste en estar junto a los niños para que recuerden su modo de mirar. Ellos no nos ven ni nos escuchan, pero nos sienten con su alma, escuchan así nuestra sugerencia de recordar la belleza, la inconmensurabilidad. Nosotros pugnamos por que la consciencia de dicha sublime cualidad del mundo perdure lo más posible en sus corazones. Nuestra verdadera guarda, lo que en realidad cuidamos mas encarecidamente, es su modo de mirar, para que no se contamine, para que perdure puro y pleno. Pero un día, cada vez más pronto, nos olvidan (es decir, no nos escuchan más) y, con profundo pesar, perdemos todo contacto con ellos. Sólo durante fugaces instantes en que el niño ya mayor o incluso la persona adulta vuelve a rozar dicha consciencia, logramos reentablar una mínima conexión, aunque completamente fugaz. Ojalá alguna vez logremos que nunca mueran los niños. Que en los hombres por siempre perdure el niño que fueron. ¡Tan distinto sería así el mundo terrenal! Pero, como te dije, cada vez es más difícil. Tú mismo fuiste niño por mucho tiempo, un niño muy inteligente, un niño increíble, maravilloso. Un niño que, como casi nadie, prometía conservar por siempre su candor. Pero luego, tu inteligencia sólo buscó el éxito y olvidó la sabiduría. Tu, aún cuando me convocaste aquél último instante en el planeador por un intenso pensamiento similar al de recién, hacía varias décadas que me habías olvidado.


Nota del autor: Quisiera soltar al aire este cuento como al diente de león (el “panadero”), la plumosa semilla alada que aparece por allí en el texto. Si te llega a ti y te gusta, por favor no lo dejes tocar el suelo. Imprímele nuevos vientos, multiplica ese primer soplido (enviándolo a tus amigos). Y, si te parece, me gustaría saber qué aires ha surcado, por dónde ha volado e, incluso si quieres, quién ha permitido continuar su vuelo. Pues la metáfora no es caprichosa. Dentro de su inherente humildad, este cuento pretende ser una semilla literaria en busca de espíritus fértiles. Un humilde diente de león obstinado en danzar ingrávido en la belleza. Una humilde semilla alada que, al menos, no se resigna a estrellarse contra el helado suelo de la insensibilidad, de la apatía, del desdén.
(Dirección de Gustavo Appignanesi: appignan@criba.edu.ar ; si te ha gustado éste, puedo enviarte también otros escritos, otras semillas literarias).   
 
(c) Gustavo Appignanesi

Acerca del autor:
Gustavo Adrián Appignanesi nació en Bahía Blanca, Argentina, el 8 de junio de 1969. Está casado con Cintia K. Owensworth y es padre de Francisco, Tomás y Manuel. Licenciado y Doctor en Química por la Universidad Nacional del Sur (UNS), realizó estudios de postgrado en la Universidad Nacional de La Plata y en el INIFTA y fue Postdoctoral Fellow en la Universidad de Chicago. En 1999 recibió el Premio Schumacher a la mejor tesis en Fisicoquímica presentada a nivel nacional en el bienio 97-98 y Mención Especial en el Premio Giambiagi a la mejor tesis en Física teórica presentada a nivel nacional en el mismo bienio. Actualmente es Profesor de Fisicoquímica en el Departamento de Química de la UNS e Investigador Independiente de CONICET. Ha dirigido y dirige investigadores Asistentes de CONICET, tesistas y becarios. Una de dichas tesis doctorales recibió en 2009 el Premio Giambiagi a la mejor tesis en Física Teórica presentada en el país en el bienio 2007-2008. Los proyectos de investigación bajo su dirección han recibido subsidios de la Fundación Antorchas (subsidio de inicio de carrera), la SeCyT, SeCyT-ECOS (Argentina-Francia), SeCyT-MAE (Argentina-Italia) y el CONICET. Es autor de varias publicaciones en revistas internacionales prestigiosas en temas de física, biofísica y fisicoquímica y ha realizado visitas de investigación y dictado conferencias y seminarios en distintos centros académicos del país y del exterior (principalmente USA, España, Francia, Italia). Actualmente es Vicedirector del Instituto de Química del Sur (INQUISUR-UNS-CONICET).
            En el campo literario ha escrito un ensayo titulado: "Sobre la condición de amante y la libertad, una mirada al mirar" (publicado por Planeta Libro). Asimismo, en 2009 ha publicado la novela "Terra Incommensurabile", editorial El Aleph, Buenos Aires ( http://www.elaleph.com, http://www.elaleph.com/libros.cfm?item=402282&style=editorial .

imagen: Antonio Berni (de la muestra Quinquela entre Fader y Berni en el MUNTREF)