domingo, 6 de septiembre de 2015

Dolores González Opazo

CHICHA DE MANZANA

La densa nube de polvo que se divisa desde lejos, anuncia que son varios los jinetes que se acercan. Finalmente a la vuelta del camino polvoriento aparecen , sudorosos , cansados cuatro jinetes vestidos de verde , su uniforme indica que son policías, el cansancio se hace notar en sus rostros agotados. Separados de ellos por unos cuantos metros, va un muchacho en un caballo de larga cola, es el guía conocedor de los caminos mas intrincados del lugar .

Varios días hacen que siguen incansablemente las huellas dejadas, por la banda del "negro Juancho" que asola desde hace un tiempo los ranchos mas alejados del sector de "Las Lomas ", robando ganado , alimentos y lo que es peor cuando puede a las mujeres mas jóvenes .
-Alto grita el teniente aquí en este bajo nos detendremos por un descanso-

-Mi teniente , no es na bueno pasar aquí la noche refunfuña el muchacho "el negro " puede estar cerca-

-Entonces llévanos donde podamos sacar agua , tonto pa leso grita uno de los uniformados- no veis que estamos secos -

-Bien vuelve a intervenir el teniente descansaremos un rato los huesos y luego seguimos


Uno a uno fueron apeándose de sus monturas , para estirar las piernas lo mas que podían . Habían pasado la última vertiente de agua clara hacia mas o menos tres o cuatro horas , y eso había sido a media mañana . Hacía mucho que no veían otra cara mas que las de sus compañeros y el último rancho había desaparecido también hacía varias horas .
-Después de esas lomas apunta el guía esta el rancho del viejo Pedro , ahí podremos pasar la noche y comer algo de seguro


Ya mas tranquilos los Carabineros sudorosos se echan durante unos minutos al suelo , pensando que ojala , esta cacería termine hoy , para volver de una buena vez. Después de un rato el Teniente da de nuevo el "vamos" y algo desganados los hombres vuelven a montar sus caballos.

Pasada la primera loma el guía se acerca de vuelta al galope.

-Teniente , creo que por hoy , ya no encontraremos ni una cosa , " el negro " se hizo humo no ma- dice rascándose la chasca.
-Como es la cuestión tontorrón dice el jefe de mal humor vos dijiste que estaban cerca -

-Si poh , pero yo creo que ya pasaron pa la Argentina

-Y ahora que hacimos dijo uno de los policias yo ya no estoy pa volver hoy día, ya no me pueo la espalda-

-Sigamos no mas grita el muchacho ya les dije que en el rancho del viejo Pedro pasamos la noche-


Ya sin ganas de discutir por el cansancio , el grupo de jinetes , continuó tras el muchacho que parecía estar muy seguro de lo que decía . .

Pasado un largo rato , porque en esos lugares las distancias son largas , divisaron una tenue nube de humo .
-Ahí esta el rancho grito el guía ya estamos cerca-

-Como que te equivoquis refunfuña uno de los uniformados no te va a quear nada gueno- y lanza una sonora carcajada contagiando al resto.


El ladrido de varios perros a lo lejos ,les indica que ya llegaron , y ahí en medio de un pequeño oasis verde aparece el rancho . No es gran cosa una casita de barro rodeada de un amplio manzanal . Las gallinas corren alborotadas al ver a los jinetes , y entre medio de unos cuantos quiltros aparece un muchachito de cara sucia , a recibirlos .
-Güenas tarde para toos dice - apeense no mas grita saltando contento. No es común ver gente en esas soledades y cualquier cara nueva es bien recibida con amabilidad.

-Mejor llama a tu papá le dice el Teniente

-No están na responde - salieron en la mañanita pal pueblo y guelven mañana

-Entonces no podimos quedarnos vuelve a decir el jefe

-No responde el chiquillo bájense no mas , pueen pasar aquí la noche , mi hermanita les pue hacer una cazuela de gallina pal hambre


El cansancio que lleva el Teniente y sus hombres , le impide negarse , y gustosos al escuchar que les harán una buena cazuela de gallina y que podrán descansar por esa noche , se bajan rápidamente de sus cabalgaduras .
-Yo les saco los apero a las bestias no se preocupen na ustedes dice el amistoso chiquillo.


-¿Podemos sacar agua del pozo ? - dice uno de ellos con la voz ronca de tanto tragar tierra.
-¿les gusta la chicha de manzana ? les dice feliz el muchachito

-¿Tenis? responden al mismo tiempo , con los ojos brillantes de sed , los policías

-Si poh , hay un tonel llenito allá aentro y les muestra una barrica tapada con un saco llena del dulce liquido - tomen no mas , y les pasa a cada uno un jarro de lata .


Cuando estuvo lista la cazuela , ya habían tomado mas de la mitad de la barrica , la chicha de manzana estaba como pa dioses , y luego de comer ya ni supieron del mundo , se tiraron bajo las estrellas y durmieron como angelitos hasta que el gallo los despertó , ya entrado el sol.
-Gueno dice el jefe nos vamos a ir , gracias a ti y a tu hermana por toas las molestias-

-Tómense un vasito de chichita , antes de irse les dice amable el chiquillo.

-No es que ya tomamos mucha y tu mamá cuando llegue se puede enojar le dice el teniente

-No les dice el chiquillito corriendo alrededor de ellos no se va a enojarse na ,si antes de irse me dijo que la botara , porque anoche encontramos a dos ratones grandazos ahogados en ella-.


….Y así uno a uno los policías fueron bajando otra vez de los caballos , pa terminar echando las tripas afuera , después de semejante noticia…..

(c) Dolores González Opazo


Chile


Dolores González Opazo (1955) Nació en Villa Alegre pintoresco pueblito de la séptima región, Chile, lugar donde conviven la tierra, las uvas y los verdes naranjales. Pueblo tranquilo de calles solitarias . Sus escritos son inspirados principalmente en leyendas y vida campesina. Sus gustos en cuanto ha escritura son cuentos y leyendas de su tierra, que ha escrito y recopilados desde su niñez. En el año 2012 recién participó en un concurso, donde fueron publicados en una antología los 30 mejores escritos, entre ellos " El tren de mi vida" ,y luego en el año 2012 uno de sus cuentos fue premiado con una mención honrosa en el concurso de "Letras de Chile ".