sábado, 6 de julio de 2019

Retrato literario de dos insectos - José Respaldiza Rojas



1
                                           Fábula de la Cigarra                                                                                                      

 Arturo Corcuera Osores                                                                                                     
(1935 La Libertad  - 2017 Lima)                                                                                                        
peruano          
                        I                                                                                                                                           
Susurrando                                                                                                                          
a sazonar madruga                                                                                                              
decora su turrón la abeja,                                                                                                    
edifica la hormiga                                                                                                               
su morada,                                                                                                                           
reúne los cereales                                                                                                                
negándose a ser explotada.
                       
Publica su algarabía,                                                                                                            
con alta fidelidad,                                                                                                               
la cigarra.

                        2                                                                                                                                          

Mientras la abeja liba,                                                                                              
mientras guarda el grano                                                                                                     
sin tregua la hormiga,                                                                                                          
la cigarra ay                                                                                                                         
cigarra, guitarra                                                                                                                   
de la tarde                                                                                                                           
incomprendida.

  2                                Ña Hormiga, don Cigarra y la globalización             
                                                                                 
José Respaldiza Rojas                                                                                                                 
(Lima 1940)                                                                                                                        
peruano

Era ña hormiga, que trabajaba desde las 6 am. Hasta las 8 pm. Incluidos los sábados, domingos y feriados, más ella era joven y el trabajo no le hacia estragos.
Un buen día ña hormiguita, al morder una miga de pan, sin querer mordió también un trocito de papel, pero al llegar a su hormiguero no podía meter la miga de pan hasta que soltó el pedazo de papel.
-Qué problema, con esta demora no podré alcanzar mi cuota de trabajo. Tendré que hacer una jornada extra a la luz de un poste de alumbrado público.
-Pero gratis – le gritó don cigarra, a quien lo despertó el golpe de papel llevado por el viento.
-Tú también cantas gratis – la respondió la hormiga.
-Sí, pero no dependo de nadie; en cambio tú tienes que marcar una tarjeta, de entrada y salida, en la puerta del hormiguero.
En eso, el pedazo de papel que golpeó a don cigarra, el viento lo llevó hasta donde estaba parado un búho, quien lo atrapó con su pico, se puso sus lentes y empezó a leer:
            Se vende en oferta un quemador de CD.
La curiosidad hizo que don cigarra hiciera una pregunta:
-Por favor, señor búho ¿qué es un CD?
-CD es la abreviatura, en inglés, de un Disco Compacto. 
-¿Y qué es un CD?- insistió don cigarra.
-Es una forma moderna de los antiguos discos, ahora tienen un formato más pequeño y por medio de un rayo láser puedes grabar muchas más de tus canciones.
-¿Me puedes enseñar esa técnica?
-Con mucho gusto, y además puedes hacer muchas copias de tu disco. Ahora te quedará tiempo libre para crear nuevas canciones.
-¡Fantástico! ¿Cuándo comenzamos?
-En cuanto compres los artefactos necesarios ¿Tienes tarjeta de crédito?
-¿Tarjeta de qué? ¿Qué es eso?
-Mi querido amigo, desde que escribieron el libreto de tu fábula, el mundo ha cambiado mucho, tienes que modernizarte.
-¡Encantado!
Los dos fueron a una tienda especializada en esos productos, el búho pidió todo lo que les era indispensable y pagó con su tarjeta de crédito.
Ña hormiga iba y venía con todo lo que podía cargar, sin comprender los que hacían el búho y don cigarra. Al cabo de una semana ya tenían una gran cantidad de CD grabados. El problema era cómo distribuirlos por todos lados. En eso al búho se le ocurrió decirle a ña hormiga:
-Señora hormiga – ya iba a continuar, pero ña hormiga le corrige.
-¡Señorita!
-Como usted diga; vea, yo veo de noche y le puedo indicar en qué lugar se encuentra lo que busca.
-Muchas gracias, señor búho.
-A cambio, debes ir ofreciendo estos CDs, y vendérselos a todo aquel que desee comprarlos.
-Si de trabajo se trata, ya estoy acostumbrada.
El CD de don cigarra fue todo un éxito y al cabo de un mes pudieron volver a la tienda, cancelar la deuda contraída, sacarle una tarjeta de crédito a don cigarra, quien de inmediato grabó nuevas canciones, todas ellas muy halagadas por las cigarras y otros animales.
Durante todo el verano él pudo poner en el mercado muchos CDs. Al terminar dicha estación guardó numerosas canciones grabadas. Ña hormiga le preguntó curiosa:
-Don cigarra ¿para qué hace todo eso?
-Para mis hijos ¿tú tienes hijos? – le preguntó.
-No, solo tengo hermanas.
-¿Y qué hacen tus hermanas?
-Trabajan igual que yo.
-¿Cuánto les pagan diario?
-Nada, nosotras sólo trabajamos.
-¡Qué vida tan triste!
-Y a ti ¿por qué te dicen don cigarra?
-Porque sólo los machos cantamos, las hembras no cantan.
Al llegar el otoño murió don cigarra y dejó como herencia una gran industria, un almacén repleto de CDs una tarjeta de crédito con mucho dinero, Al año siguiente, sus hijos siguieron su ejemplo e incluso comenzaron a exportarlos al extranjero.
                        Esopo nunca pensó que algún día su fábula llegaría a la modernidad.

(c) José Respaldiza Rojas 
Lima
Perú 

José Respaldiza Rojas (Lima, 1940) Decano de la Facultad de Pedagogía de la Universidad Nacional de Educación (1991) catedrático principal, periodista, se ha especializado en literatura infantil. Es Magister en Ciencia de la Educación. Ha publicado La Maestra, Adivinanza, Las Fabulosas fábulas, Fabulario, Imayllanqui jitanllanqui mil adivinanzas quechuas, Las jitanjáforas en el mundo infantil. El Tangrama, Calcular con fantasía y otros más. Es miembro de APLIJ, CEDELIJ
Ganó el Premio Nacional de Promoción a la Lectura, en el nivel universitario. En 1997 la Biblioteca Nacional del Perú lo galardonó por su creatividad.