domingo, 6 de marzo de 2011

Elena Ortiz Muñiz

(c) Arthur Bispo do Rosario



Nunca es demasiado tarde

Era una niña cuando sus padres autoritarios la obligaron a casarse con ese hombre que la sometió con violencia, dureza y perversión en la intimidad, y con los puños cotidianamente. Desde los 16 años parió un hijo tras otro, a los 25 ya era una mujer amargada y sin sueños. Sus hijos abandonaron la casa odiándolo a él por tantos golpes e injusticias pero resentidos con ella por cobarde y sumisa.
Termina de ducharse, al secarse observa en el espejo las arrugas de su rostro, las carnes flácidas,  las piernas varicosas, esos senos tan desfallecidos como sus deseos.  
Mientras se viste lo escucha gritar:
-¿Dónde estás maldita mujer?
Se cepilla el cabello. Se dirige lentamente hacia la habitación. Lo mira postrado en cama, enfermo e inútil
-¿Qué haces perra estúpida? Ven a limpiarme que otra vez estoy lleno de mierda  ¿A dónde vas?  ¡Regresa!  ¡Te lo ordeno! ¡Maldita Aura!
Imperturbable, sale y comienza a bajar por la escalera,  llega a la puerta principal escuchando tras de si el grito lloroso y suplicante del marido:
- No me dejes así.
Pero Aura camina con decisión por primera vez en su vida, y mientras se aleja…sonríe.

(c) Elena Ortiz Muñiz
     México DF

     México

Elena Ortiz Muñiz es escritora

imagen:

Arthur Bispo do Rosario
Canecas
Metal, madera, cartón . 110 x 50 x 13 cm.
(de la muestra Imágenes del inconsciente en la Fundación Proa)

No hay comentarios: