viernes, 10 de junio de 2011

Amanda Pedrozo Cibils


Amanda Pedrozo Cibils en las III Jornadas de Mujeres
Escritoras en San Pablo, Brasil (2010)




















Eclipse




-El ojo de Dios -dijo, mirando el sol rojo que sorbía las

sombras, aún aquellas sedosas de los ojos de ella, su único

amor que también sería el último (porque los vaticinios).

Era tan fácil subir así los peldaños de piedras, con ella respirando

a su lado como los pájaros, iluminada por las antorchas de aceite y

él podía ver a refilones la piel

rojiza y el sudor de su amada llorando sin sufrimiento

entre los arañazos de fuego y la fascinación de los

hombres, esa muchacha de caricias adivinadas que duraban

más allá de la piel y que, ahora sí, en medio del sopor y

el delirio del sagrado brebaje cantaba como una niña

estremecida y sexual.

Cuando el sol rojo se tragó de un soplo todas las sombras y ya

era sólo un anillo de oro en la oscuridad el pueblo

suplicó de rodillas al ojo de Dios y el aullido llegó hasta

las caderas vírgenes de la muchacha que empezó a girar

igual que una flor de ceibo que se despeña al mar desde un

acantilado, pero era su cabeza que caía desprendida y

después el ropaje y los arañazos de fuego sobre las olas de

sus cabellos negrísimos en el agua. Y claro, la sangre en

la hoja del cuchillo, entre las piedras, y el grito

alborozado de los hombres al asomar de nuevo el ojo de Dios

sobre el pueblo, que es como decir lo único que importa.





----











Premio Nobel




El profesor de matemáticas juró tirarse del duodécimo piso

del edificio al terminar de contar todos los números

conocidos, que parecían tan infinitos. Como se le acabaron,

sigue inventando números, para lo cual no tiene más remedio

que volverse genio, lo que le acarrea el premio Nobel. Pero

desde entonces está tan solo -porque la envidia- que

acaricia la idea del suicidio pero ya no puede tirarse del

duodécimo piso ni de ningún otro porque descubre que lo

suyo no se llama genialidad, sino cobardía.

(c) Amanda Pedrozo Cibils
Asunción

Paraguay
Amanda Pedrozo Cibils es escritora y periodista, trabajó en diversos diarios y revistas de su país, Paraguay. Actualmente es directora del Diario Popular - el diario de mayor tirada del Paraguay- .


Como escritora publicó cuentos, novelas y poesías. Entre sus libros publicados se pueden citar: Las cosas usuales, Mal de amores, Mujeres al teléfono y otros cuentos, Dario del Bosque del Este. Forma parte de NIRE . Núcleo de integración regional de escritores - y de Los Puños de la Paloma. Ha participado de mesas redondas, congresos. Publica sus cuentos en las revistas Palabras escritas y Prostibularias.También escribe en antologías virtuales.

Amanda Pedrozo Cibils participó en las III Jornadas Internacionales de Mujeres Escritoras en Brasil (San Pablo y San José de Río Preto) en mayo de 2010.

imagen: Juan Lecuona, (muestra Colecciones de artistas, en la Fundación Proa)

No hay comentarios: